sábado, 19 de junio de 2010

Bobby Fischer será exhumado

Sus restos serán exhumados en busca de una muestra de ADN para resolver una demanda de paternidad

La excepcionalidad acompaña al genial Bobby Fischer incluso después de muerto. El ex campeón mundial de ajedrez, fallecido hace dos años a causa de una enfermedad renal, fue en su día genio rebelde, elevado a la categoría de máximo talento de los tableros, principal figura deportiva de la Guerra Fría USA-URSS, disidente de los Estados Unidos, que cursó una orden de busca y captura internacional contra él, refugiado político en Islandia, y un excéntrico ermitaño que vivió los 30 últimos años de su vida renegando del deporte que le dio fama universal. Ahora, desde su tumba en Islandia, se verá forzado a realizar su último movimiento por orden del Tribunal Supremo de Islandia, el país que le dio asilo en el tramo final de su azarosa vida.

Dicho Tribunal acaba de autorizar la exhumación de los restos mortales de Fischer, en respuesta a la petición de la madre de una niña de nueve años, Jinky Young, que según la demandante es la hija no reconocida del ex campeón mundial. El cadáver de Fischer será exhumado porque el Supremo islandés sostiene que la realización de una prueba de ADN es la única forma que tiene la joven Jinky de reclamar sus derechos sobre la herencia de Fischer.

El legado de Bobby fue la última muestra de imprevisibilidad del genial ajedrecista. Fischer murió sin hacer testamento, y su herencia, valorada en 1,6 millones de euros, se la disputan, además de su presunta hija, su ex mujer, varios familiares lejanos y también el Gobierno de Estados Unidos, que pretende cobrarse los muchos impuestos que dejó de pagar en vida. La madre de Jinky, Marilyn, sostiene que mantuvo una relación con Bobby durante los años en que éste se ocultó en Filipinas de la orden de extradición que cursó Estados Unidos contra el ajedrecista por violar el bloqueo a la antigua Yugoslavia en 1992, cuando por unas semanas regresó al ajedrez para jugar una onerosa revancha con Boris Spassky de su celebre duelo por el título mundial en 1972. El abogado de la joven aporta como prueba diversos pagos regulares de Fischer a Marilyn durante los primeros años de vida de la pequeña.

La fase 'filipina' de Fischer acabó en 2004, cuando fue arrestado en un aeropuerto japonés al intentar tomar un vuelo con un pasaporte falso. Bajo una poblada y desmañanada barba costaba reconocer al hombre que en 1972 simbolizó la esencia de la Guerra Fría reducida a un tablero en su choque con Spassky, y que tres años después decidió desaparecer del ajedrez y del mapa. Tras el incidente japonés, Islandia le ofreció cobijo para vivir tranquilo y retirado los últimos cuatro años de su loca vida. Ahora, después de muerto, mueve su última pieza.
Fuente: www.elmundodeportivo.es

No hay comentarios: