jueves, 7 de octubre de 2010

Viswanathan Anand: «Solo la ambición te permite progresar»

Viswanathan Anand Campeón del mundo de ajedrez

«El estilo y el talento hacen que cada jugador sea único», dice el genio de Madrás, que viaja a España para disputar el Masters.

A 'Vishy' Anand ya se le puede considerar un clásico, uno de los grandes ajedrecistas de la historia. El hecho de que el pasado mes de mayo, con 40 años, fuera capaz de conservar el título mundial venciendo a Topalov en su propia casa tras ganarle con negras la última y definitiva partida, lo dice todo sobre su enorme talento y excepcional capacidad de permanencia en la cumbre. Son ya tres lustros, desde que en 1995 se enfrentara a Kasparov en el World Trade Center de Nueva York con la corona mundial en juego, los que lleva Anand en la cúspide o sus aledaños. No es extraño que se haya convertido en un ídolo para los aficionados de todo el mundo, que admiran su genio y su capacidad, casi sobrenatural, en las partidas rápidas -de ahí que le llamen el 'Expreso de Madrás'-, y en algo parecido a un dios en su país, donde el ajedrez, gracias a su impulso, está viviendo un renacimiento formidable. Cuatro veces campeón del mundo, Anand ha vivido muchos años en Collado Mediano (Madrid), pero ahora pasa más tiempo en India. Desde allí responde en vísperas de su viaje a España para disputar el Masters en Bilbao.
-¿Cómo recuerda la última y decisiva partida ante Topalov?
-Recuerdo la tensión, que era lógica porque nos lo estábamos jugando todo. Era el final del match más duro de mi carrera. Yo no quería pensar mucho en el resultado, aunque sabía que las tablas me podían valer, sobre todo pensando en el desempate. Pero, en un momento determinado, vi que tenía la oportunidad de lograr una posición favorable que quizá me hiciera ganar la partida y conservar el título. Y fui capaz de ejecutarla. Diría que fue una gran partida y que los dos jugadores tuvimos opciones de ganar. Topalov fue un oponente formidable.
-¿Dónde cree que estuvo la clave de su victoria? ¿Quizá en el miedo de Topalov a hacer tablas y tener que jugarse el título en el desempate, en unas rápidas, donde usted es casi invencible?
-La clave estuvo en que en la última partida pude controlar mejor los nervios que mi oponente.
-¿Cómo ha sido el recibimiento en su país después de este cuarto título mundial?
-Todo el mundo estaba muy contento. En el aeropuerto había una multitud esperándome desde primeras horas de la mañana. Y dese cuenta de que muchos tuvieron que hacer 40 horas de autobús para ir a recibirme porque coincidió que el espacio aéreo se había cerrado a causa del volcán islandés. De todos modos, más que esos recibimientos lo que hace ilusión es el desarrollo que el ajedrez ha tenido en India en unos pocos años. Nosotros tenemos un programa de ajedrez para las escuelas que está teniendo un gran éxito. Lo hemos implantado en más de 10.000 colegios y lo usan más de un millón de niños.
-En India es usted un héroe nacional. ¿Es por eso que prefiere vivir en España?
-La verdad es que ahora vivo más en India. La década de los noventa la pasé en España porque para mí era un país ideal para trabajar, pero en los últimos años he vuelto a mi país y a España voy de visita.
La gran herramienta
-Lleva 20 años en la élite mundial y lo ha ganado todo como ajedrecista. ¿Cómo es capaz de mantener su ambición?
-Porque yo siempre quiero progresar y solo la ambición te permite hacerlo. Yo, por ejemplo, no pienso mucho en las cosas que he conseguido en el ajedrez, porque si pensara mucho en ello no podría progresar. Prefiero pensar en la siguiente partida y disfrutar de la competición.
-¿Qué papel desempeña su esposa Aruna a la hora de que usted mantenga la ilusión por competir al máximo nivel?
-Ella viaja conmigo y está pendiente de todo lo que necesita un ajedrecista profesional. Generalmente, disfrutamos mucho viajando, así que eso lo hace todo más fácil.
-¿Ha cambiado mucho como ajedrecista en estas dos décadas?
-Definitivamente, ha habido un cambio. Con los ordenadores nuestro trabajo se ha vuelto más exhaustivo y mucho más preciso, así que necesitamos recordar mucho más. No puedes trabajar un poquito y luego jugar. Necesitas trabajar y crear ideas constantemente.
-¿Y ha cambiado el ajedrez? ¿En qué medida ha influido en el juego el enorme desarrollo de la informática?
Por supuesto que ha cambiado. Ha cambiado incluso la forma en la que tú te acercas a la partida.
-¿No cree que en el pasado tenía más peso la espontaneidad, el talento, la intuición? ¿Ahora no es todo más mecánico?
-No. El ordenador es solo una herramienta. Luego eres tú el que tienes que jugar al ajedrez. Los jugadores tenemos todos el mismo hardware, pero nuestra aproximación al ajedrez es diferente. El estilo y el talento hacen que cada jugador sea único. El ordenador sólo te sirve para hacer un análisis más eficiente, pero ni puede ni debe jugar por ti.
-En una entrevista que concedió a EL NORTE en 2002 declaró: «Me encanta ganar, pero para ser un campeón no es necesario odiar a tu rival. Puede que a algunos les funcione; a mí, no. La mayoría de los jugadores del circuito me cae bien, simpatizo con ellos. Hombre, en un deporte, a veces hace falta un poquito de mala leche. Pero, cuando estoy bien conmigo, en paz con el mundo, juego mejor». ¿Sigue pensando lo mismo o con el paso de los años se ha hecho más agresivo?
-Creo que todavía sigue siendo válido aquello que dije.
-Por cierto, ¿le sigue molestando mucho que alguien coloque los caballos mirando hacia los reyes o con los años ha ido perdiendo ese tipo de supersticiones?
-Realmente, tampoco me molestaba tanto como decían. Eso sí, prefiero que estén en una posición correcta
-¿Y continúa sin poder dormir después de las derrotas?
- Dudo de que haya algún jugador de ajedrez que pueda dormir después de una derrota.
El camino de Carlsen
-Es usted muy aficionado al tenis. ¿Con qué tenista se identifica?
-Me gustan Nadal y Djokovic.
-¿Qué opina de Nadal?
-Es una gran tenista que pone muchísima fuerza en cada punto, en cada juego. Lo que más me llama la atención, de todas formas, es que es un hombre que parece capaz de superar todas sus debilidades.
-¿Y qué opina de Magnus Carlsen, que se perfila como su gran rival en Bilbao?
-Magnus es un grandísimo jugador con un futuro enorme. La verdad es que, en el último año, ha tenido un despegue meteórico. Pero en Bilbao tendrá tres rivales que le pueden ganar. Ninguno de los emparejamientos de la final del Masters va a ser fácil.
-En las Olimpiadas, Carlsen no ha jugado muy bien y ha perdido dos partidas, la última contra Adams de una forma muy clara. ¿Lo achaca a que el noruego está en baja forma, a falta de motivación o a que todavía es muy joven, le gusta arriesgar en exceso y a veces lo paga caro?
-Las Olimpiadas todavía se están jugando, por lo que todavía no podemos sacar conclusiones.
-Comparan a Carlsen con Fischer, con Karpov, con Kasparov... ¿Le parece un poco exagerado o el chico promete tanto?
-No lo sé. Pero está claro que los periodistas lo ven así.
-¿Y usted lo ve como su próximo rival por el título del mundo en 2012?
-Puede serlo, sin duda. Está claro que a Magnus le queda un largo camino.
-Ya para terminar. ¿Hasta cuándo se ve compitiendo al máximo nivel?
-Hasta que disfrute de la competición.
Fuente: JON AGIRIANO | BILBAO.

No hay comentarios: